Ramírez de Arellano anima al sector aeronáutico a aprovechar las oportunidades de la RIS3 en áreas como la logística y el transporte

El consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano, ha animado hoy a las empresas de la industria aeronáutica andaluza a aprovechar las oportunidades de las Estrategia de Especialización Inteligente (RIS3) de Andalucía en campos como la movilidad y la logística y el transporte.

Ramírez de Arellano ha clausurado una jornada sobre innovación en el sector aeronáutico, organizada por Airbus Defense and Space y la Cámara de Comercio de Sevilla, con la conferencia ‘La Universidad como vivero de la industria’, en la que ha destacado que la innovación y el conocimiento es dónde nace el perfecto matrimonio entre la Universidad pública andaluza y la empresa.

Para el consejero, las Universidades públicas en Andalucía son uno de los principales activos de esta comunidad, como formadoras de capital humano y generadoras de conocimiento, a través de una ciencia de calidad muy vinculada a las necesidades del entorno y nicho de empresas innovadoras.

Ramírez Arellano ha señalado que la industria andaluza de los próximo años debe pivotar sobre la innovación y el capital humano, factores que prevalecen en el sector aeronáutico, al que ha animado además a aprovechar todos los recursos disponibles para seguir en la senda de la mejora continua.

Entre esos recursos, ha resaltado las potencialidades que abre el programa operativo 2014-2020 del fondo FEDER para Andalucía, especialmente la financiación que se debe dedicar a la Estrategia de Innovación de Andalucía 2020, que desarrolla la estrategia de especialización inteligente (RIS3), una oportunidad para que inversión pública y privada avancen de la mano, con el fin de aprovechar las fortalezas y oportunidades de la región desde la innovación.

El titular de Economía considera que la RIS3 abre dos grandes prioridades para Airbus y sus empresas auxiliares. La primera, focalizada en la movilidad y la logística, concretamente en el desarrollo empresarial innovador en cadenas de valor internacional. Esta línea pretende dotar a las empresas andaluzas de los instrumentos tecnológicos y de innovación que, desde la perspectiva de la logística, hagan posible su incorporación a las cadenas de valor internacional.

La participación en estas cadenas, ha explicado, requiere un esfuerzo importante de adaptación a procesos productivos cada vez más dinámicos y a transformaciones constantes en las tecnologías y en la organización del transporte a escala mundial, que sólo podrán ser posibles si se incorpora en las actividades empresariales, en especial en lo que se refiere a la logística, un fuerte componente de innovación.

La segunda línea está focalizada en la industria avanzada vinculada al transporte, como propósito para impulsar en Andalucía la generación de conocimientos sobre nuevos materiales aplicados a la fabricación de componentes, sistemas, piezas y elementos de la industria del transporte, reforzándose así su posición internacional en este campo.

El consejero ha recordado además que Andalucía apuesta por una economía sobre las bases de la Agenda por el Empleo 2014/20, una hoja de ruta diseñada por la Junta y orientada a impulsar un modelo económico-productivo competitivo, basado en la innovación, el conocimiento, la industrialización y la internacionalización. Un modelo, además, compatible con la sostenibilidad ambiental y la cohesión social, y que sea capaz de aumentar el tejido empresarial, así como su tamaño, y generar empleo de calidad.

Esta estrategia económica se concreta en objetivos en los que, según Ramírez de Arellano, Airbus y su industria auxiliar tienen mucho que decir, como elevar hasta el 22% del VAB el peso del sector industrial y servicios avanzados científicos y técnicos; aumentar el tamaño empresarial, incrementando en un 20% el número de empresas entre 10 y 50 trabajadores; fortalecer la investigación e innovación aplicada y su transferencia a la sociedad, situando el gasto en I+D+i en el 2,2% del PIB; y facilitar la internacionalización de las empresas, logrando que las exportaciones superen el 20% del PIB.